Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Un nuevo impulso a la tecnología
Se estima que tres conglomerados tendrán un importante impacto en la Quinta Región.

23 de septiembre de 2005
Por:katia hald


El fortalecimiento del desarrollo del polo tecnológico en Valparaíso, de la fruta, la vitivinicultura, de productos químicos, biológicos y bioquímicos de alto valor agregado, son los principales beneficios que tendrá en la Quinta Región, la creación de los primeros consorcios tecnológicos que esta semana dio a conocer el Presidente Ricardo Lagos en la capital.

Se trata de nueve conglomerados que cuentan con financiamiento público-privado y que constituyen el esfuerzo más grande que se ha realizado en el país a favor de la ciencia y la tecnología con fines competitivos y productivos.

En cinco años

El objetivo es que cada consorcio dé origen a una empresa, que de aquí a cinco años entregue los primeros avances, fruto del trabajo de un capital humano altamente calificado, de una especialización profunda y aplicada, y de la comercialización de los productos que resulten de esa labor.

Para ello, recibirán alrededor de 35 millones de dólares del programa Bicentenario de Ciencia y Tecnología de Conicyt, del programa Innova Chile de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo) y de la Fundación FIA del Ministerio de Agricultura.

En tanto que las entidades privadas que participan en estos consorcios, aportarán otros US$ 25 millones.

millonaria inversión.- Además del edificio que recientemente la Corfo levantó en Curauma para potenciar el desarrollo de un polo de alta tecnología desde Valparaíso, junto a Conicyt y FIA otorgará alrededor de 35 millones de dólares a nueve consorcios tecnológicos para que investiguen y produzcan con valor agregado.

La idea es facilitar también la formación de alianzas entre empresas, universidades y otras entidades tecnológicas, que compartan un desafío común y patenten sus descubrimientos, además de comercializarlos.

De acuerdo al director regional de la Corfo, Alejandro Corvalán, los conglomerados que aportarán a la actividad de esta zona, son: el consorcio encargado del desarrollo de tecnologías innovadoras orientado a la producción de compuestos químicos, bioquímicos y biológicos de alto valor agregado, provenientes de desechos de industrias primarias; el consorcio de la fruta, y el consorcio tecnológico empresarial del programa cooperativo para el desarrollo tecnológico de la vitivinicultura chilena.

Los participantes

En el primer consorcio (que trabajará residuos con valor) participan Härting S.A, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), Pesquera El Golfo y Viña Undurraga, entidades que buscarán obtener productos de alto valor agregado a partir de residuos generados en la industria forestal, pesquera y vitivinícola, por lo que se desempeñarán en toda la zona central del país. Específicamente estas entidades trabajarán para la creación, desarrollo, protección y transferencia de tecnologías innovativas que permitan la obtención de compuestos naturales orientados a la elaboración de resinas, productos farmacéuticos y nutracéuticos, como ácidos grasos y rosínicos de alta pureza.

El consorcio de la fruta, en tanto, está formado por empresas que representan el 55 por ciento de las exportaciones totales de fruta fresca del país, además de la Asociación de Exportadores, la Fundación para el Desarrollo Frutícola, la Pontificia Universidad Católica, la fundación Ciencias para la Vida y la Universidad de Nevada. También en la zona central este conglomerado pondrá en marcha dos programas de trabajo. Uno de investigación, desarrollo e innovación en fruticultura para competir con las crecientes variedades patentadas y las mayores exigencias medioambientales. Mientras que el segundo programa estará orientado a la producción de nuevas variedades de vides y frutales de carozo.

El tercer consorcio cuya iniciativa beneficiará la actividad de esta región -el conglomerado tecnológico empresarial- contará con la participación de las universidades de Talca, de Chile, Federico Santa María, la Asociación de Productores de Vinos Finos A.G, la Corporación Chilena del Vino y Tonelería Nacional Ltda.

Al igual como los otros conglomerados, este consorcio se preocupará de promover el desarrollo tecnológico, en este caso de la industria vitivinícola nacional, al margen de realizar investigación aplicada en enología y otros ámbitos que requiera la industria para elevar ostensiblemente la competitividad de nuestros vinos.

Alimentación, salud y aeronáutica

Los otros seis consorcios trabajarán hacia el sur del país, especialmente en leche, salud y aeronáutica. Alejandro Corvalán explicó que los nueve conglomerados obtuvieron recursos públicos tras resultar seleccionados en el concurso al que convocaron Conicyt, la Corfo y FIA el año pasado, el cual se abriría nuevamente una vez que se evalúen los resultados de este primer proceso.

Destacó que como el polo tecnológico que se busca consolidar en Valparaíso está orientado al desarrollo de tecnologías de información, sin duda podrá tener una activa participación en la labor que desplegarán estos conglomerados, lo que estimulará aún más su quehacer.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine