Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
De las aguas saladas al laboratorio
Docente e investigadora de la UV lanza mañana proyecto por más de $ 400 millones.

18 de agosto de 2005

¿Ha escuchado usted hablar del pepino de mar?¿Sabe qué se hace con él, dónde habita y cuáles son sus características? Bueno, la académica e investigadora de la Facultad de Ciencias del Mar y Recursos Naturales de la Universidad de Valparaíso, Chita Guisado, lo tiene muy claro, pues lidera un proyecto que busca desarrollar su cultivo en la zona centro sur del país.

El nombre científico de una de las dos especies de los pepinos de mar es Athyonidium chilensis y es el que investiga la docente. Según aclara, se utiliza para la alimentación, sobre todo de países orientales.

sanos y vigorosos.-Hasta 20 centímetros de tamano alcanzan los individuos normales.

Esta especie concentra la atención de la investigadora y corresponde a un equinodermo ( pariente de los erizos y las estrellas de mar), y se dan a lo largo de toda la costa chilena.

Características

Los pepinos de mar son relativamente grandes (20 centímetros) y cuentan con un esqueleto interno microscópico, lo que la hace comestibles.

"Estos animalitos son fáciles de explotar, por eso, es urgente establecer estudios que permitan sentar las bases para un manejo racional de este organismo y producirlo artificialmente en sistema controlado", afirma la investigadora, quien ya trabajó con éxito en la tecnología de su cultivo. Éste consistió en identificar bancos naturales , los que fueron evaluados y caracterizados. De ellos se extrajeron los reproductores que se utilizan en el proyecto.

"Lo increíble de todo, es que el pepino de mar tira los gametos al agua, es de fecundación externa y, lo que es mejor, la larva no necesita ser alimentada, porque se nutre de sí misma", explica Chita Guisado, quien advierte que, económicamente éste es un tipo de cultivo muy conveniente.

De acuerdo a lo que comenta la académica, a los 20 días, la larva se transforma en un juvenil y son controlados hasta que alcanzan los 3 centímetros . Eso es lo que se sabe con certeza, por ello, actualmente están analizando cuál es la tasa de crecimiento de esta especie. "Por eso, ahora, el principal objetivo de este proyecto apunta a determinar su engorde y crecimiento, producto de cultivos en laboratorios", explica la profesional,

Una vez que se logran individuos de buena calidad, se los entregan a las empresas asociadas al proyecto (ver recuadro) para que ellos los engorden en el mar.

"Lo que hemos logrado ya, es saber cómo hacerlos desovar y eso nos tiene muy contentos, pero todavía nos queda mucho por hacer", concluye la investigadora.

Algunos datos

Esta investigación corresponde a un proyecto Fondef de Conicyt. Comenzó en diciembre pasado y se extenderá por 24 meses. El monto total de inversión es sobre 400 millones de pesos, de los cuales, Conecyt aporta cerca de 200.

Las empresas asociadas son: Cutter S.A; Procint Ltda.; Mario Cerna Rosales; y Cultivos Marinos Leoman. El lanzamiento del proyecto se realizará mañana viernes a las 10 AM en el hotel Neruda Mar.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine