Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Por Andrés Pumarino M. Abogado. Profesor del Magister de Tecnologías de la Información y Gestión, Pontificia Universidad Católica de Chile.
Creando mayor valor
El desarrollo de las tecnologías puede permitir que Chile genere un salto, de ser un país exportador de materias primas a un país que exporte servicios.

01 de agosto de 2005

La globalización nos debe permitir aprovechar las alternativas que las tecnologías otorgan. Nuestro país posee excelentes condiciones en materia laboral, telecomunicaciones, económicas, etc. Sin embargo, nuestra debilidad es la educación y la capacidad productiva de nuestros trabajadores. Un trabajador chileno produce en promedio US$ 12 versus un trabajador norteamericano que produce US$ 36. Este tema está muy ligado a las capacidades y competencias que requieren nuestros trabajadores.

También necesitamos profesionales adecuados a las actividades productivas. Hoy educamos más profesionales universitarios que técnicos y las necesidades a nivel nacional son inversas. La relación de profesionales universitarios versus técnicos en Chile llega a 11 a 1, siendo que en países desarrollados (OECD) es de 2 técnicos contra 1 profesional. Nuestro sistema de educación superior tiene aproximadamente 560.000 estudiantes, sin embargo más de 400 mil estudian en universidades públicas o privadas, sólo 90 mil estudian en Institutos profesionales y 60 mil en centros de formación técnica. Ante ello requerimos un cambio, porque la transición de la era post industrial a la sociedad de la información abre grandes oportunidades, el mercado de los servicios se espera que alcance los US$ 50 mil millones para este año. Pero para alcanzar parte de esas ganancias se requiere de un trabajo organizado y que se cumplan ciertas condiciones, como en materia depropiedad intelectual, tema relevante para empresas transnacionales. Por otra parte, también se deben tomar en consideraciones factores como la simplificación de gestiones para iniciar empresas, flexibilización laboral y adecuaciones tributarias que permitan atraer inversionistas, un ejemplo a nivel mundial ha sido Irlanda.

El principal desafío que tiene Chile es la educación, especialmente en términos de profesionales y técnicos capacitados en TI. Este tema se puede abordar en la medida que las personas tengan acceso a estudiar formación técnica de calidad. Gran parte de los estudiantes se forman en curriculum elaborados, la mayoría de las veces, bajo una concepción académica sin tomar en consideración las necesidades de la industria. Es allí donde surge la necesidad de evaluar los modelos de formación tradicional que responden a necesidades de la era postindustrial y no a los requerimientos de la sociedad de la información que estamos viviendo. La brecha entre empresa y academia se debe acortar, para ello hay que incentivar la formación técnica y en especialmente la utilización de modelos de formación basados en competencias laborales que constituyen una alternativa a la formación tradicional.

Otro factor que debe ser analizado para poder exportar servicios al mundo es la necesidad de masificar el conocimiento del inglés, hay países en América Latina que han comprendido la importancia de este idioma, en Chile no más del 2% de la población habla inglés, la importancia de esta lengua hoy están en los planes de educación, pero se debe insistir que sean planes a largo plazo pero con eficacia y eficiencia en el uso de los recursos.

Otro elemento es el emprendimiento, según estudios el país con más emprendedores es Perú, donde 40 de cada 100 personas son activas económicamente y administran su propio negocio. En EE.UU. sólo son 13 personas, en los países menos desarrollados la mitad de los emprendedores crean empresas porque no logran participar de la economía formal. Sin embargo, en Chile 15 de cada 100 personas participa como emprendedor. El mundo del trabajo está experimentando cambios, las empresas despiden empleados, por reestructuraciones, fusiones u otros motivos, esto lleva a una pérdida de trabajo constante. El concepto tradicional de carrera ya no existe, todo ejecutivo o administrativo debe tener presente que cambiará en promedio entre 8 y 11 veces de trabajo.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine