Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Proyecto de la U. Católica de Temuco incorporará a la dieta de vacas lecheras ácido linoleico conjugado, un compuestos benéfico para la salud
Crean productos lácteos que protegerán de problemas cardíacos y cáncer
Los compuestos que estarán presentes en leche, mantequilla y quesos también permitirán fortalecer el sistema inmune. La iniciativa, apoyada por la empresa Nestlé y por Melimollu, busca elevar la calidad de la leche y fomentar su consumo entre los adolescentes y personas adultas.

22 de abril de 2005
Por: Dévora Gutiérrez

El consumo de los productos lácteos en Chile comienza a disminuir paulatinamente a partir de los ocho años de edad, a pesar del conocido rol que cumple este nutriente en el correcto funcionamiento del organismo. Pese a las campañas en los medios que han sido lanzadas para motivar la ingesta de esta bebida -dirigidas principalmente a la población adulta-, aún no se obtiene un cambio significativo.

Un nuevo proyecto que pretende cambiar esta situación es el que actualmente se desarrolla en la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Católica de Temuco, el cual cuenta con el financiamiento de Fondecyt (de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica), Nestlé Chile y la empresa agrícola Melimollu.

Se trata de la creación de productos lácteos funcionales y de mejor calidad, es decir, que tengan compuestos benéficos para la salud, capaces, por ejemplo, de fortalecer el sistema inmunológico y prevenir enfermedades tan nocivas como el cáncer.

"La leche entera está compuesta principalmente por grasa y ácidos esenciales. Uno de ellos es el ácido linoleico conjugado (CLA), que es producido en forma natural por los rumiantes y que tiene cualidades favorables para la salud de los seres humanos. Este nutriente se deposita principalmente en la grasa y en las glándulas mamarias del animal y es transferida de esta forma a la carne y la leche bovina", dice el asesor nutricional del proyecto, Fernando García.

Anticancerígeno natural

De las calidades conocidas del CLA los expertos destacan que estimula el sistema inmune, es anticancerígeno, favorece el aumento del colesterol bueno y evita la acumulación excesiva de ácidos grasos saturados en el organismo. Según Juan Pablo Avilez, médico veterinario y jefe del proyecto, la iniciativa pretende aumentar este ácido presente en la leche bovina a través de la manipulación de la dieta de estos animales y así obtener un producto lácteo con un valor agregado en el mercado.

"Las vacas y los rumiantes en general producen este nutriente gracias al ácido linoleico (que ayuda a procesar el CLA) presente en las praderas. Por eso los animales de pastoreo suelen tener más altos índices en su carne y leche. Actualmente la leche obtenida de vacas de Osorno tiene hasta un 2% de CLA, sin embargo, para obtener beneficios en la salud es necesario un porcentaje mayor", afirma el especialista.

Para esto los investigadores están modificando la dieta de las vacas, primero favoreciendo que coman en las praderas -principalmente en primavera y otoño, porque la vegetación crece y se ha visto que aumentan los índices de CLA en los animales- y que sean alimentados con suplementos que contengan, además de granos de trigo y avena, granos de canola y maravilla, los cuales son ricos en ácido linoleico conjugado. Las harinas de pescado y los granos de soya y lino también contienen el ácido, sin embargo, actualmente el proyecto no contempla su uso.

Protocolo de alimentación

"La idea es obtener un protocolo de alimentación, es decir, saber exactamente la cantidad de granos con CLA que necesita un animal para que la leche presente un contenido suficiente de este nutriente, estimado en 2% a 2,5% del total de la grasa presente en los lácteos", explica Juan Pablo Avilez.

Una vez obtenida la leche con este nutriente, la idea es fabricar productos como queso, mantequilla e, incluso, leche condensada, para de esta forma proteger a la población de los distintos tipos de cánceres. "Esto, al mismo tiempo, permitirá a la población adulta tener una buena razón para tomar leche, lo que sería una nueva manera de incentivar su consumo en el país", dice Jorge Lazcano, jefe de Normas Alimentarias de Nestlé.

Estudian otras cualidades de la leche de la vaca

Un área importante que se desarrollará dentro del proyecto es el uso de los compuestos presentes en el calostro bovino -la primera leche que produce la vaca después del parto- para suplementar la leche y los productos lácteos.

De acuerdo con Karen Villagrán, investigadora y experta en inmunología, este nutriente es rico en inmunoglobinas, que son básicamente anticuerpos que podrían proteger a los seres humanos de muchas enfermedades y aumentar sus defensas.

"Lo que queremos hacer, por lo tanto, es obtener concentraciones adecuadas de ciertos anticuerpos del calostro e incorporarlos a los productos lácteos. Por ejemplo, es factible proteger a la población, sobre todo a los niños, de patógenos gastrointestinales como rotavirus, Echerichia coli (bacteria que causa la diarrea) y salmonella, entre otros, a través de la suplementación de la leche", explica la experta.

Por otro lado, agrega, también es posible proteger a los adultos de la bacteria causante de la úlcera, conocida como helicobacter pylori. Actualmente no se consume el calostro, sólo se vende en forma de pastillas en farmacias naturistas.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine