Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Por Marco Antonio Zúñiga
Tareas Pendientes
Propongo un cambio de actitud, que se refleje en un cambio de paradigma y disminución de la burocracia. Propongo simplificar radicalmente el procedimiento de postulación y asignación de financiamiento para los diversos instrumentos asociados al desarrollo tecnológico, sean estos orientados a Universidades, Centros de Investigación y Desarrollo, Consorcios, Nuevas Ideas, Capital Semilla, Fondos Concursables, Ventanillas Abiertas o la forma que estos tomen.

Con grata sorpresa hemos visto destacada en medios nacionales e internacionales, la noticia de la posición alcanzada por Chile en el reciente Reporte de Competitividad 2004 del Foro Económico Mundial. Es opinión compartida por muchos líderes nacionales que "estamos haciendo bien las tareas", pero tenemos asignaturas pendientes, con luces amarillas claramente identificadas.

Chile ocupa el lugar 22 en el ranking, pero en el ámbito de innovación tecnológica ocupa el lugar 32, con un indicador explícitamente "subsidiado" por la metodología de construcción. Como el informe y sus anexos indican, si nos aplicaran los mismos parámetros de innovación que a Finlandia, España o Nueva Zelandia, tendríamos una nota marcadamente inferior, por lo cual afirmar que "después de todo, no es tan malo un lugar 32" es una autocomplacencia que no nos podemos permitir.

Partiendo con esta precisión, cito en forma textual el Resumen Ejecutivo sobre el caso de Chile: "... this approach may need to make room for a more active role for the state, as has been done in Finland, with regard to the support for new ventures, aimed at enhancing the country's potential for innovation".

La labor del Estado chileno en los últimos años como demandante ha sido fundamental para fortalecer una oferta local de Tecnologías de Información para el sector público. El proceso de modernización gubernamental está marcado por una agenda clara, nominaciones de cargos específicos, transparencia en la contratación e instrumentos de evaluación de la capacidad ejecutiva y de innovación (por ejemplo, Programas de Mejoramiento de la Gestión en Gobierno Electrónico y Premio de calidad para Soluciones Web del Sector Público).

El esfuerzo combinado de Universidades, Sector Público y Sector Privado ha permitido el surgimiento de una oferta especializada en la provisión de soluciones gubernamentales. El resultado concreto de dicho esfuerzo lo percibimos día a día como ciudadanos, proyecta a Chile como un ejemplo mundial de innovación del sector público y facilita que empresas chilenas ofrezcan en otros países productos y servicios, con base en la experiencia local.

Indudablemente en el camino hay múltiples fracasos, los cuales representan un costo menor frente al beneficio combinado recibido por el conjunto de actores, en un permanente círculo virtuoso.

En este caso, el sector público ha hecho bien su tarea como demandante, dejando muy alta la vara para el sector privado, el cual tiene un incentivo adicional: generar competitividad mediante la innovación tecnológica.

Marco Antonio Zúñiga
CMO de Biokey Identity Technologies
Socio de Clima de Emprendimiento Organizado

Muchos niveles de decisión privada declaran públicamente con devoción esta relación causa-efecto, entusiasmo que decae rápidamente al momento de ejecutar acciones concretas y tomar decisiones de inversión. Notables excepciones son los círculos virtuosos relacionados con el sector financiero, el retail y las telecomunicaciones, industrias "sorprendentemente" exitosas, competitivas y bien evaluadas.

En cuanto al rol de fomento para la creación de conocimiento empaquetado y nuevas industrias tecnológicas, creemos que es el momento en el cual el Estado debe asumir nuevos desafíos asociados a mayor riesgo, pero donde el retorno país puede ser sustancial y generar saltos cuánticos de innovación.

Una iniciativa que propongo es la creación de un centro similar al NIST en USA o INRIA en Francia, instituciones de investigación y desarrollo cuyo presupuesto en más de un 85% está financiado directamente por los gobiernos. Estos centros de desarrollo tecnológico y transferencia no sufren el stress de un acuerdo político de última hora que asegure un año más de operación y realizan la mayoría de los aportes en forma gratuita. El modelo 1+1, que algunos defienden en Chile con fervor y donde el estado pone un peso como contraparte del peso del privado, no aplica para funciones críticas del proceso de innovación tecnológica, como la generación de estándares sectoriales, marcos reglamentarios, metrología, aseguramiento de calidad,.prospecciones horizontales y una serie de otras componentes fundamentales, que Chile requiere con urgencia para fortalecer su proceso de innovación tecnológica.

Finalmente, propongo un cambio de actitud, que se refleje en un cambio de paradigma y disminución de la burocracia. Propongo simplificar radicalmente el procedimiento de postulación y asignación de financiamiento para los diversos instrumentos asociados al desarrollo tecnológico, sean estos orientados a Universidades, Centros de Investigación y Desarrollo, Consorcios, Nuevas Ideas, Capital Semilla, Fondos Concursables, Ventanillas Abiertas o la forma que estos tomen.

El proceso de postulación y burocracia de control es altamente complejo, no predictible y asociado a eternos formularios con horizontes de evaluación de 5 años, llenados generalmente más con buenas intenciones e intuición que con datos duros de mercados futuros. Este modelo engendra una industria colateral, especializada en saber cómo llenar las tablas de evaluación financiera y generar proyecciones de mercado "a gusto de los evaluadores", relegando a segundo término el valor real de innovación, conocimiento empaquetado y oportunidad de creación de empresa.

En la práctica, quienes finalmente logran acceder a los escasos recursos son aquellos que deciden contratar al que posee las competencias y los contactos para "navegar en el sistema", o empresas con el tamaño suficiente y las espaldas requeridas para soportar el "proceso del formulario".

Como un gran amigo y emprendedor tecnológico declara, o simplificamos el acceso a los recursos de fomento a la innovación, o continuaremos entregando millones de dólares a iniciativas inviables pero burocráticamente correctas, junto con centenares de emprendedores tecnológicos frustrados al constatar que "nacieron en el garaje de un país equivocado".

Artículo preparado por Marco Antonio Zúñiga para la revista Bioplanet.
marco@maz.cl - www.maz.cl
Sala de Diálogo

>>

Otras colunmas de opinión
Un mecanismo para Innovar
Transformar la manera de hacer los haceres
Columna de Jorge Gatica, Director Revista BioPlanet
Esperando un retorno...
Por Germán Echecopar y Scott Tiffin
Brecha peligrosa
Incentivos en educación
Proceso de globalización
Las tecnologías de información en la enseñanza
Por Mario Waissbluth
La brutal verdad de la educación
Opinión de Carlos Vignolo Fritz, Académico director Programa de Habilidades Directivas Departamento de Ingeniería Industrial Universidad de Chile
"Re-humanicemos a las empresas"
Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine