Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Los desafíos de la innovación
Una política pública con alta participación privada, la creación de incentivos empresariales y la formación de recursos humanos de alto nivel, fueron los principales temas tratados en el seminario de Innovación y Desarrollo organizado por la Embajada de Suecia, CORFO, SOFOFA y Fundación Chile.

14 de mayo de 2004
Fuente: Corfo

¿En qué se asemeja Chile a Suecia? A pesar de estar ubicados en distintos hemisferios, con sus respectivas capitales a más de 13 mil kilómetros de distancia, y poblaciones que se manejan en idiomas que no comparten ni siquiera la raíz, estos países pueden enumerar una serie de características que los unen. El interés en el área de Innovación y Desarrollo (I&D), es una de ellas.

La tradición innovadora sueca ha convertido a este país en uno de los más desarrollados del planeta. Si en 1998 se encontraba en el lugar 23 del índice de competitividad del World Economic Pole, hoy ostenta el tercer puesto de este ranking. Esta realidad ha llevado a que Chile ponga los ojos en la experiencia nórdica como modelo a seguir, para incrementar su crecimiento económico. Y las semejanzas entre los países son la plataforma sobre las que se basa este razonamiento.

En ambos casos, se presentan superficies relativamente pequeñas, con economías abiertas, y copiosas en recursos naturales. Incluso cuentan con una base similar de bosques, minerales y energía hidráulica, entre otros medios. Las similitudes, sin embargo, llegan hasta acá. A diferencia de Chile, Suecia ha sabido desarrollar toda una cadena de valor a partir de sus recursos naturales, desde la extracción de materias primas, y la transformación intermedia de éstas, hasta el desarrollo de productos terminales, agregando toda la tecnología necesaria para cada una de las fases productivas.

Para ello, el país nórdico ha sabido invertir en I&D: un 3,7% de su PIB es destinado a esta área, a diferencia del 0,7% nacional. Y, si en Suecia el aporte privado representa tres cuartas partes de la inversión, en Chile no alcanza a ser un tercio. Es por este motivo que el ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, enfatizó la necesidad de invertir en esta área, mediante la cooperación de los sectores público y privado. "La mitad del crecimiento económico de Chile se va a jugar en este tema (innovación)", y agregó que éste "no aparece naturalmente en el mercado a menos que haya políticas públicas que la respalden".

Es por ello que "se requiere de una concertación entre el sector público y privado". Esto se lograría mediante "una política pública de innovación que tenga puestos los incentivos y que genere un proceso científico y tecnológico que sea apropiable y utilizable por las empresas".

Al respecto, Óscar Landerretche, vicepresidente ejecutivo de CORFO, especificó las necesidades empresariales que deben tratarse: "Para ponerle más recursos a la innovación, tienen que haber no sólo condiciones macro, sino también condiciones en las empresas, en el entorno de las empresas: personal especializado, centros de investigación, infraestructura tecnológica, ejercicio efectivo de propiedad intelectual, empresas proveedoras idóneas, acceso a los mercados externos, incentivos que corrijan las fallas del mercado", y agregó que "eso implica procedimientos institucionales de asignación de recursos, monitoreo, evaluación". A nivel nacional, comentó que un sexto de todo el esfuerzo de innovación que se moviliza en Chile, lo hace con los fondos de la CORFO (0,1% del PIB).

Carlos Álvarez, gerente corporativo de CORFO, en tanto, enfatizó la importancia que tiene el área de recursos humanos. Destacó el éxito sueco como un caso donde el estado "hace esfuerzos de formación de recursos humanos a todo nivel, en el ámbito de la formación técnica, universitaria y doctoral", y donde se prioriza una visión compartida acerca del camino a seguir para que el país continúe su desarrollo. Así, por ejemplo, mencionó que los colegios suecos interactúan con los gremios locales para determinar los requerimientos futuros de formación técnica.

Es un tema que Chile debe abordar, "especialmente en los temas de formación de personal de alto nivel orientado al tema de innovación y desarrollo".

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine