Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Medio ambiente
Tecnología anticontaminación
Gracias a los sistemas predictivos inteligentes, que no son más que aplicaciones de software, algunos países están controlando y eliminando de manera asertiva la contaminación ambiental. Chile no se ha quedado atrás.

10 de mayo de 2004
Fuente: El Mercurio
Por: Arturo Catalán Aravena

El fantasma volvió. Hace pocos días Santiago ya vivió su primera alerta ambiental por los altos niveles de contaminación. Pero las tecnologías de información (TI) hoy tienen algo que decir porque las técnicas predictivas han jugado un rol clave a la hora de controlar y poner fin a la contaminación en importantes capitales del mundo.

Gabriela Franchetto, Country Manager de SAS, explica que tal tecnología forma parte de las herramientas de software conocidas como Business Intelligence (BI, por sus siglas en inglés) o Inteligencia de Negocios, las cuales permiten transformar los datos simples en información útil para optimizar la gestión de negocios.

En ese contexto, la tecnología predictiva apunta específicamente a utilizar inteligencia artificial tomando datos del presente y pasado, organizarlos coherente y sólidamente para extraer desde allí información no conocida previamente, que permita detectar futuros acontecimientos, tendencias o conductas de personas, grupos de personas, demanda de productos y condiciones medioambientales, detalla Gabriela Franchetto.

Soluziona es otra de las empresas que trabaja en el tema de consultoría de impactos ambientales y contaminación, pero no han incursionado en los sistemas inteligentes predictivos. Gabriela Franchetto, ejecutiva de SAS, comenta que en el tema de la contaminación de ciudades está el ejemplo de lo realizado en Canadá y Estados Unidos, países en donde se ha aplicado tecnología inteligente para rastrear información y contribuir a mejorar la calidad medioambiental, a partir de la detección de las condiciones y tendencias que afectan al aire en zonas geográficas específicas, considerando las condiciones naturales y la acción de agentes contaminantes emitidos por el hombre en ciertos períodos.

En la práctica, lo que se estudia son múltiples variables y datos que humanamente sería imposible de analizar en forma completa, sirviendo las respuestas no sólo para informar a la comunidad y alertarla cuando es necesario, sino también para generar políticas y una legislación de corto, mediano y largo plazo de una forma más científica y fundamentada.

El sistema predictivo chileno se basa en una red automática llamada MACAM1-RM, que fue implementada en Santiago en 1987 y que se dedica principalmente a evaluar la calidad del aire del centro de Santiago y de la comuna de Las Condes. Diez años después, gracias a una donación de Japón, se entregó al Sesma un nuevo equipamiento para reemplazar y expandir la antigua Red MACAM1-RM, la que actualmente se llama Red MACAM2-RM, el que recolecta datos en promedios de 5 minutos, los cuales se utilizan para que un computador central calcule promedios de 1 hora.

En la central de recolección y análisis de la información opera un software ambiental denominado AIRVIRO, de origen sueco. Inmediatamente, estos datos se redistribuyen a 2 computadores equipados con AIRVIRO, uno ubicado en Cenma (Centro Nacional del Medio Ambiente) y el otro en la Comisión Nacional del Medio Ambiente para la Región Metropolitana (Conama-RM).

Cada nueva estación de medición de la Red MACAM2-RM mide en forma continua los contaminantes criterio más importantes, tales como (CO, SO2, NO/NO2, O3 y MP10 ), así como los contaminantes no criterio, como hidrocarburos, no metánicos y metano. También se miden variables meteorológicas básicas de superficie (temperatura y humedad del aire, velocidad y dirección del viento).

El principal objetivo de este sistema de medición es el proveer a las autoridades ambientales competentes en la Región Metropolitana con información oportuna, en una adecuada escala temporal y espacial, con el fin de proteger la salud y el bienestar de los residentes de la Región Metropolitana. Localmente en cada estación, un computador industrial (data logger) recolecta y almacena los datos medidos por los analizadores.

Comandados por un Computador Central, cada una hora, la información es enviada a través de líneas telefónicas.

Control en EE.UU.

La agencia desea que el ciudadano norteamericano común participe del control, monitoreo y prevención de la emisión de contaminantes en Estados Unidos.

A través de Internet (http://www.epa.gov/), los usuarios acceden a la gran base de datos sobre la polución del aire en diversas zonas geográficas del país, así como otro tipo de información medioambiental. Gracias a esta información en línea, los usuarios que habitan o quieran visitar Estados Unidos pueden tener información de qué ciudades, sectores o lugares son más sanos y limpios de contaminación.

El EPA tiene por consiguiente una misión doble: primero, es proteger el medio ambiente y, segundo, brindar a la comunidad el acceso a la información precisa y certera sobre la salud y los riesgos medioambientales. Para este segundo objetivo, un software ayuda a la EPA a generar un servicio más extenso y disponible para la población. El muestreo gráfico de los datos en línea que genera la EPA demuestra el compromiso con la población, a través de la ayuda del software.

El aire de Canadá

Environment Canadá (http://www.ec.gc.ca/) es una institución que estudia la calidad del aire y el medio ambiente en Canadá. Utiliza un software para medir y analizar los rastros de gases en la atmósfera y determina el impacto de las actividades humanas en la calidad del aire. Se manejan y archivan datos de la calidad del aire de más de 40 lugares de Canadá, analiza resultados y divulga la información al gobierno, a la industria, a los centros de estudios y a los legisladores.

Emplea un software predictivo en todas las fases del ciclo vital de la información científica, desde la recolección de datos y su análisis hasta la interpretación y la difusión de los resultados. Lo que permite manejar el ciclo vital de la información, la reunión de éstos y su análisis, para establecer una nueva comprensión del estado y de las tendencias en la composición y procesos atmosféricos.

Esta tecnología permite también medir el impacto de la lluvia ácida.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine