Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Intendente firmó protocolo de acuerdo con el Instituto Tecnológico de Massachusetts
El mayor proyecto tecnológico
Programa de colaboración con el MIT debiera consolidarse al término del primer semestre del 2004. El propósito es convertir la tecnología en negocios y empresas.

27 de diciembre de 2003
Fuente: Mercurio de Valparaíso
Por: Mauro Robles


Algo más de 60 premios Nobel son los que hoy trabajan en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (conocido por sus siglas en ingles como MIT). Este centro está ubicado en la ciudad de Boston, Estados Unidos, y es reconocido como el principal centro de la tecnología mundial.

Luego de tan impresionante presentación vale la pena detallar qué es el MIT, porque muy pronto lo tendremos operando en Valparaíso. Así es, tal como se lee: contaremos con la asesoría académica de este gigante tecnológico en las aulas universitarias de Valparaíso.

Así lo anuncio el intendente Luis Guastavino luego de sacar las principales conclusiones de su reciente visita al MIT, efectuada los primeros días de este mes.

El resultado de las reuniones que sostuvo con los cerebros del Instituto no pudo ser mejor. En esa oportunidad se suscribió un protocolo de acuerdo para la celebración de un programa de colaboración entre el MIT y la Región de Valparaíso. Este protocolo es la antesala de un acuerdo definitivo que se firmará a fines del primer semestre del 2004 y que permitirá consolidar a la Quinta Región como una zona de despegue tecnológico universitario y, por qué no decirlo, en una industria cultural.

Relación con el MIT

Guastavino comentó que en noviembre fue visitado, entre otros, por el presidente de la Cámara Regional de la Producción y el Comercio, Héctor Valencia, y el profesor de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, doctor Ernesto Santibáñez. "Iban a pedirme que recibiera a un alto representante del MIT, David Simchi-Levi, calificado como "Investigador Principal" y director de logística del instituto, entidad que buscaba vínculos con países de América Latina y estaba pensando en Chile y específicamente en Valparaíso que hoy es Patrimonio de la Humanidad".

"Inmediatamente -prosiguió Guastavino- presentí la tremenda trascendencia que podía tener esta visita y le destiné todo el tiempo necesario, y gracias al rector de la Universidad Playa Ancha, Oscar Quiroz, se hizo una gran reunión almuerzo con alrededor de 40 personas representativas del mundo académico, empresarial e institucional para escuchar al profesor Simchi-Levi. El quedó notablemente interesado porque se avanzaron posibilidades de intercambio y contribución científico-tecnológica en diversas áreas de la actividad regional".
Ya una vez de regreso en Estados Unidos, Simchi-Levy le envió a Guastavino una invitación para que concurriera a un programa que querían mostrarle acerca de las posibilidades que ellos veían. Guastavino les contestó ofreciéndoles concurrir con una pequeña delegación de ocho personas conformadas por Antonella Giolito, jefa de Gestión de Tecnología e Información de EPV; el contralmirante Mariano Sarratea; Manuel Tobar, presidente de la Comisión de Desarrollo Regional del CORE; Fernando Aldea, asesor del intendente; Rodrigo Oliver, rector de la Universidad de Aconcagua; Manuel Muñoz, consejero regional; Ernesto Santibáñez, académico de la PUCV; y el propio intendente Luis Guastavino.

"Como intendente iba sólo a auscultar las posibilidades. No podía suscribir ningún convenio definitivo hasta no lograr todos los acuerdos por la parte chilena, pero el MIT es muy riguroso y tampoco suscribe contratos sin una base muy sólida. Sin embargo, solicité que trajéramos algún documento o protocolo para iniciar el proceso correspondiente en Chile; le había contado al Presidente de la República de esta posibilidad y él naturalmente se interesó de manera muy viva, por la alta entidad de la parte norteamericana".

Firma de protocolo

Así fue como, finalmente, con las más altas autoridades y a través de los personeros del MIT se suscribió un "Protocolo de Acuerdo" para un programa de colaboración entre el MIT y la Región de Valparaíso. Concurrieron a esta firma Julie Norris, directora de la Oficina de Programas Patrocinados del MIT y el intendente Luis Guastavino.

"Toda la publicidad que se haga por parte de ellos y nosotros sobre este protocolo debe ser debidamente autorizada por las dos partes. Si estoy en este reportaje es con la autorización del MIT. Ello sirve para subrayar la seriedad y el rigor con que dicha institución opera en estos casos", precisó la autoridad.

En el contenido del protocolo ambas partes se comprometen a realizar todos los esfuerzos posibles para cumplir las materias descritas en el documento, dejando los aspectos legales y administrativos para una revisión ulterior que conduzca a un formal acuerdo definitivo.
En cuanto al espíritu del protocolo, se subraya el interés y el beneficio para las universidades y las empresas de Chile y la contribución, por una parte, a los objetivos de investigación y educativo del propio MIT y, por otra, al mejoramiento de la productividad, competitividad, innovación y emprendimiento de Chile. Además, expresan la intención de colaborar mutuamente a la combinación de la excelencia de la investigación y la educación aplicada para convertir la tecnología en negocios y empresas.

"En el protocolo ambas partes expresamos -aclaró el intendente- que con el tiempo se produzca investigación del más alto nivel para beneficio de la región" y planteó que ello será alcanzado "por la atracción de empresas y académicos de la mayor calificación de Sudamérica y de aquellos que están interesados en beneficiarse de las ventajas que ofrecen los tratados de Libre Comercio de Chile con Europa, Corea y otros países".

Igualmente se espera por ambas partes atraer un apoyo financiero continuo desde un amplio rango de programas de gobierno y de empresas.
El documento suscrito establece que es condición de éxito el logro de una estrecha interacción entre el gobierno regional, las universidades, las empresas de nuestra región y de Chile con el MIT, para desarrollar y aplicar nuevas tecnologías para promover la innovación y para crear nuevas iniciativas. De esa manera, y tal como lo dice el protocolo, se aprovechará la "gran oportunidad para preparar a las futuras generaciones de jóvenes investigadores, emprendedores e innovadores, con el fin de transformarlos en líderes que redescubran los mejores caminos para desarrollar empresas".

Dijo que al enterarse el Presidente Ricardo Lagos del resultado de la visita a Boston manifestó su gran satisfacción "y me pidió que por la parte pública nuestro gobierno regional pudiera intercambiarse con la Conicyt y la Corfo, lo que ya hemos comenzado a hacer".
El ministro de Educación, Sergio Bitar, a quien Guastavino ya informó de los detalles, encareció la mayor coordinación con la División de Educación Superior de su ministerio, comprendiendo la trascendencia que en el tiempo puede adquirir esta iniciativa.

Guastavino está optimista que este camino, ya pavimentado con un protocolo de acuerdo, llegará a buen término en el transcurso del 2004. De hecho, explicó que el contrato que se firmaría contemplará fases para un arco de ocho años y en la primera fase se buscará la investigación en tecnologías de la información (TI) y encadenamientos productivos, así como la realización de programas ejecutivos para ser desarrollados con profesores del MIT y las contrapartes chilenas.

Todo ello para alcanzar niveles mundiales y el más alto desarrollo económico y social, desarrollándose en áreas que a nosotros nos interesa como la agroindustria, el sector marítimo portuario, la minería, la biotecnología y los servicios.

Modelo "Singapur"

Luis Guastavino enfatizó que el MIT tiene gran interés de incorporar con el tiempo a Chile el modelo por ellos practicado en Singapur, el que llaman Programa de Líderes para la Manufactura, adaptándolo a las necesidades chilenas y focalizándolo sobre una fuerte unión de la educación en ingeniería con la administración empresarial.

Si todo sigue como se ha proyectado en el gobierno regional, junio del 2004 es la fecha clave para firmar el contrato definitivo. Todo esto dependerá sólo de que la parte chilena esté en condiciones de hacerlo. "También podría ser antes", dijo un optimista intendente.
Al firmarse el contrato, se establecerá un directorio entre el MIT y la Región de Valparaíso y un consejo consultivo constituido solamente por chilenos.

Cómo opera

Nuestra región, una vez firmado el contrato, elige las áreas de investigación para la aplicación tecnológica a través de proyectos muy específicos. Estos proyectos el MIT los presenta a su comunidad científica para una verdadera licitación entre los profesores e investigadores del MIT, y una vez seleccionados se inician los trabajos mixtos entre el Instituto, las universidades y empresas chilenas que resuelvan incorporarse.

"A medida de mayores posibilidades de nuestra parte se ampliará el campo de colaboraciones y la idea es que a mediados del 2004 podamos realizar un seminario del MIT en Valparaíso, en conjunto con los actores posibles y pertinentes de nuestra parte", explicó el jefe regional.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine