Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Negocios
La aventura de atreverse a emprender en la edad madura
Las capacidades de llevar adelante un negocio pueden desarrollarse en la adultez mayor. Sólo se necesita un empujón para creer que es posible hacerlo.

11 de agosto de 2003
Fuente: El Mercurio
Por: Mónica Cuevas


"Durante mucho tiempo hice cosas artesanales - paños de cocina, cosas para el baño, etc- , porque siempre tuve habilidad para bordar y coser, e hice varios cursos; pero nunca había pensado en que podía hacerlo como negocio. Ahora vendo, hago publicidad persona a persona, estoy planificando un catálogo con mis productos y viendo la posibilidad de instalar un stand en una feria que hace la Municipalidad de Santiago antes de Navidad", cuenta Gabriela Sáez.

Ella trabajó gran parte de su vida como enfermera y ahora, a los 70 años, se lanzó a la aventura de formar su propio negocio. Acaba de comprar una máquina semiindustrial que permite trabajar telas más complejas. De ella brotarán cortinas de baño, manteles y todo lo que se le ocurra a esa mente que se atrevió a volar a estas alturas de la vida. "Me pregunto cómo no lo hice antes...", reflexiona.

A ese cuestionamiento llegan muchos adultos mayores que descubren que nunca es tarde para tirarse a la piscina empresarial. Pero no es raro que les cueste dar el paso. "Vivimos en una cultura antienvejecimiento que influye mucho en la psicología de los adultos mayores y los hace creer que no tienen capacidad suficiente para emprender una actividad productiva", explica la psicóloga Paulina Readi, a cargo del taller "Aprender a emprender", que debutó exitosamente el semestre pasado en el Programa para el Adulto Mayor de la Universidad Católica.

En la edad madura hay una serie de ventajas para emprender. Los mayores tienen más desarrollada la memoria prospectiva, es decir, la capacidad para recordar "a futuro" - lo que viene, lo que está proyectado- , por tanto son hábiles para hacer planes. "En general, los adultos mayores, más que cualquier otro grupo, son capaces de planificar, son sistemáticos, persistentes, ordenados y sumamente responsables", agrega Readi.

Un empujón

Lo que les juega en contra es que les cuesta correr riesgos calculados y, como en muchos casos van perdiendo independencia, se les hace difícil tomar decisiones autónomas, ya que necesitan el refuerzo social; de ahí que consulten con la señora, el amigo, el hijo o el médico antes de atreverse a dar el paso.

Uno no puede quedarse en las ideas, tiene que llevarlas a la práctica. Además, hacer un negocio tiene muchos beneficios, no sólo por el lado económico, sino porque obliga a moverse", dice Gabriela Sáez (70). (Foto:Claudio Parra)

"Lo que necesitan es alguien que los convenza de que son capaces, les ayude a ponerse metas concretas y a despertar habilidades y destrezas que tienen dormidas", dice la psicóloga.

Otra ventaja es que tienen el tiempo. "Ya no tenemos la obligación de ganar plata, ni las exigencias de otras etapas, entonces te puedes volar con las ideas", explica Margarita Maino (56 años, 2 hijas, 6 nietos).

Margarita está desarrollando un proyecto de banco de datos de adultos mayores que estén dispuestos a trabajar medio tiempo, para contactarlos con opciones laborales en las que se pueda sacar partido a las ventajas de la edad: la experiencia, el trato, la forma de hablar, etc.

Si bien conseguir fondos no es fácil para los mayores, esto no es necesariamente una limitación. "Más que grandes inversiones, conviene partir con una actividad que de a poco vaya aportando recursos", afirma la psicóloga.

Es lo que ha hecho Arturo Morales (67 años), cuyo mayor capital eran los contactos que tenía en Salvador y Potrerillos, donde pasó gran parte de su vida. "Muchos comerciantes de allá compraban mercadería en Santiago y tenían que venir y perder por lo menos tres días. Ahora yo les despacho por bus en menos de 24 horas", explica.

María Teresa López ("más de 70 años"), quien jubiló tras 30 años de trabajo en el área de la ecología aplicada, estudia la posibilidad de asociarse con su hermana. "Ella hace mermeladas a pedido en frascos grandes. Yo hice un proyecto para trabajar con rosa mosqueta y vender mermelada, pero en frascos chicos, y la gente a la que le vendí se fue entusiasmando", afirma.

En carpeta tiene otros múltiples proyectos, desde el trabajo con mujeres pescadoras, hasta la venta de árboles nativos.

Hábitos dormidos

Para llevar a cabo un proyecto es necesario despertar al emprendedor dormido creando ciertos hábitos concretos que deben entrenarse en el día a día como parte de una actitud de vida, explica la psicóloga Paulina Readi. Fijar metas, correr riesgos calculados, planificar en forma sistemática y realizar un seguimiento de ello son parte de estos hábitos. A ellos se suman el buscar oportunidades y tener iniciativa, exigir eficiencia y calidad, ser persistente, cumplir, buscar información, entrenar la persuasión, usar las redes de apoyo, tener autoconfianza e independencia.

"Todo esto se puede entrenar en la tercera edad y trae muchos beneficios: capacidad de autoanálisis, replanteamiento del proyecto de vida personal, darse cuenta de que se pueden lograr metas con esfuerzo y trabajo, mejorar la autoestima y potenciar habilidades sociales como la asertividad y la empatía", agrega la especialista.

Reflexiones

Margarita Maino, 56 años. "Ser emprendedor es una actitud que hay que cultivar no sólo en los negocios, sino también en la vida personal. Yo soy una soñadora de ideas y proyectos".

Arturo Morales, 67 años. "Con esto de aprender cómo se hacen los negocios se me han ido abriendo todas mis ventanas y se me vienen un montón de ideas a la cabeza".

María Teresa López, "más de 70 años". "En esta etapa no hay por qué encerrarse ni marginarse. Los adultos mayores microempresarios podemos dar un ejemplo a los jóvenes".

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine