Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Por Heinz Rudolph
Funcionamiento del Mercado de Capitales
La regulación de los mercados financieros se justifica, en buena medida, porque su estabilidad depende fundamentalmente de la confianza y credibilidad de las instituciones participantes.

22 dejulio de 2003
Fuente: Diario Fianaciero


La reciente experiencia con los fondos mutuos, que en pocas horas vieron disminuidos sus activos en al menos un tercio del total como consecuencia del caso CORFO-Inverlink demuestra que los participantes del mercado son muy sensibles a eventos que puedan poner en duda la capacidad de pago de estos fondos. Por esta razón, las instituciones del mercado de capitales deben ser capaces de demostrar a sus clientes el respaldo patrimonial que poseen así como también la seriedad y responsabilidad con que operan en sus negocios.

El costo social de una situación de insolvencia de una institución financiera sobrepasa con creces los costos privados que asumen los dueños de la compañía en problemas, por cuanto se generan efectos de contagio sobre el resto del mercado que son asumidos por toda la sociedad.

Por esta razón resulta peligroso e irresponsable para la sociedad en su conjunto, esperar que una institución financiera que administra fondos de terceros, de manera apalancada o con garantías estatales explícitas, caiga en una situación de insolvencia para recién entonces aplicar acciones correctivas por parte de los organismos regulatorios. Esto hace necesario, que exista una regulación preventiva, la cual debe comenzar desde el momento en el cual se autoriza a los potenciales accionistas a participar en la propiedad de este tipo de instituciones.

En este escenario, las atribuciones de los superintendentes respectivos deben ser amplias, a objeto de evitar que entren a participar en el sistema financiero accionistas controladores o con paquetes mayoritarios que no cuentan con adecuados requisitos de estabilidad y solvencia. En los casos límite, en los cuales la autoridad no se pueda pronunciar con precisión respecto de las cualidades de un potencial entrante al mercado, se propone que por la vía de una decisión colegiada con otros organismos como el Banco Central o las otras superintendencias, se otorgue el beneficio de la duda a la sociedad y no al potencial dueño de alguna de estas instituciones. En el caso de los bancos a nivel internacional, esta situación resulta bastante clara por cuanto es el mismo Comité de Basilea quien va más allá incluso al proponer discrecionalidad por parte de los supervisores al momento de otorgar una licencia bancaria.

Como complemento a lo anterior, debe existir una regulación que incentive la alineación de intereses entre los distintos agentes que participan del mercado de capitales, estableciendo claramente los derechos de propiedad, responsabilidades y deberes de cada institución, así como una regulación que permita aplicar acciones correctivas en casos de incumplimiento.

Para lograr esto se requieren organismos de supervisión fuertes, capaces de tomar acciones en caso de ser necesarias. Nuestra ley necesita ser perfeccionada en esta materia: un ejemplo de esto es que la aplicación de una suspensión por parte de la SVS a una institución fiscalizada puede ser fácilmente levantada, al menos temporalmente, a través de la imposición de un recurso de ilegalidad en los tribunales. Esto puede generar un daño enorme al sistema financiero y al mercado de capitales en general al permitir que entidades que la autoridad cree que debiesen ser suspendidas continúen operando a un riesgo muy alto para el sistema. La reforma al Mercado de Capitales II se hace cargo de esta materia al perfeccionar la ley para velar por la estabilidad del sistema financiero.

Es importante avanzar en el desarrollo de un mercado de capitales, eficiente, competitivo e integrado con el resto del mundo. Requisito fundamental para lograr esto es la existencia de una regulación óptima, que considere elementos de prevención y corrección, que efectivamente otorguen la confianza necesaria a los ahorrantes e inversionistas, quienes conforman la base de desarrollo del mercado de capitales.

*Heinz Rudolph es coordinador de Finanzas Internacionales y Mercado de Capitales del Ministerio de Hacienda

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine