Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Desarrollado por la empresa Guyani
Wurlitzer digital made in Chile
Cada cierto tiempo podemos disfrutar de un nuevo invento creado por algún "giro sin tornillos" criollo. Este verano fue el turno del "Jukebox Multimedia", un wurlitzer que -por cien pesos- reproduce el audio y la imagen de un DVD, entre más de trescientos títulos, en una pantalla plana digital con sonido envolvente. Un Home Theatre popular que funciona con monedas.

11 de Marzo de 2003
Fuente: Mouse
Por Daniel Contreras

Taca-tacas, flippers, mesas de ping-pong y videojuegos son las principales atracciones de los centros de entretenimientos ubicados en las playas y lugares de veraneo. Sin embargo, la "vedette" de esta temporada estival fue una máquina llamada "Jukebox Multimedia", un reproductor de DVDs que ofrece 300 discos entre los cuales el usuario puede elegir, previa introducción de una moneda de cien pesos.

El concepto básico de este moderno wurlitzer digital hecho en Chile, es ofrecer al público la posibilidad de ver y escuchar a sus artistas favoritos con la mejor calidad posible. El equipo cuenta con una pantalla plana Sony Wega de 29", compresor de sonido, 10 parlantes, 10 wats RMS de potencia y 2 woffer con una potencia de 1000 watts musicales. La máquina es "portátil" y necesita un toma corriente común y corriente.

Según sus creadores el "Jukebox multimedia" es único en el mundo, ya que los grandes fabricantes de este tipo de máquinas aún no cuentan entre sus catálogos con un tocadiscos que combine imagen y sonido, con la calidad de DVD.

Jukebox Multimedia

"Durante mucho tiempo busqué a través de internet y en catálogos de diferentes fabricantes, una máquina que cumpliera con estas características, pero nunca encontré un tocadiscos que funcionara como jukebox multimedia", señala Alejandro Olea, gerente general de Guyani, la empresa nacional que desde hace más de 12 años se dedica a construir máquinas de entretención y videojuegos.

El comienzo

El wurlitzer digital necesitó más de dos años de desarrollo y sus inicios se remontan a la época de oro de las máquinas de videojuegos.

"Nosotros como empresa tenemos bastante experiencia en la construcción de máquinas de entretención", cuenta Olea. "Comenzamos como servicio técnico de videojuegos, y poco a poco fuimos perfeccionando nuestras procesos productivos hasta llega al Jukebox Multimedia, agrega.

Dentro de las invenciones que condujeron a la creación de este tocadiscos digital, se encuentra el diseño de los primeros videojuegos robot que llegaron al mercado nacional. Los grandes avances de estos modelos fueron su consola con dos palancas,12 botones y sistema de audio estéreo, además de modernos diseños.

Luego del éxito del los videojuegos robot -de los cuales se llegaron a vender más de 2000 unidades- Guyani tuvo otro gran acierto tecnológico, desarrollaron la primera interface que se usó para adaptar consolas hogareñas Super Nintendo a muebles de videojuegos, para que de esta manera pudieran funcionar con monedas y mandos para salones recreativos.

Esta invención tuvo tanto éxito que incluso fue comprada por un empresario taiwanés, quien la fabricó industrialmente para distribuirla de forma masiva. "Mientras nosotros continuamos con el negocio en Chile, el empresario asiático se dedicó a distribuirla mundialmente", señala Olea. "Gracias a esta asociación y la aparición de juegos como Mortal Kombat I y II y Killer Instic, superamos las 2000 consolas vendidas, junto con las tarjetas de interfaces, sólo a nivel nacional", agrega.

Adaptando tecnología

Eduardo Illesca, jefe del área electrónica de Guyani y responsable del desarrollo de las interfaces de mando del Jukebox Multimedia, cuenta que su trabajo es crear interfaces computarizadas que interceptan y modifican los protocolos de comunicación de los aparatos electrónicos.

En el caso del wurlitzer, estas interfaces -diseñadas después de un largo proceso de pruebas- son las que permiten que el usuario pueda elegir el disco y el tema que quiere escuchar. "Lo que nosotros hacemos es crear una especie de control remoto que funcione con monedas y que sea sencillo de usar para el público", agrega Illesca.

Según el ingeniero, la programación se hace en lenguaje Assambler, C++, además de usar software para analizadores lógicos. De esta manera se diseñan circuitos para microprocesadores y tarjetas microcontroladoras. Así, cada wurlitzer digital cuenta con dos computadores, uno para el usuario y otro que da las órdenes al reproductor múltiple de DVD.

La cadena de producción

El gerente de Guyani define su negocio como una microempresa. "Nosotros trabajamos de forma casi artesanal, cada máquina es construida a mano por nuestros empleados". Si bien es cierto que este sistema entrega ventajas respecto a la calidad del producto final, Alejandro Olea reconoce -no sin cierta amargura- que por momentos no han podido satisfacer toda la demanda.

"Muchas veces hemos recibido tentadoras ofertas para internacionalizar nuestros productos, pero no tenemos la capacidad para construir en grandes cantidades. Incluso en la época que fabricamos la interfaces para los Nintendos tuvimos que llegar a un acuerdo con un empresario taiwanés, pues nosotros no teníamos la tecnología para crearlos de forma industrial", concluye el empresario afincado en Gran Avenida.

"Uno sabe donde le aprieta el zapato", es la frase que usa el microempresario. "Actualmente fabricamos cuatro Jukebox al mes. Si quisiéramos importar a Europa o Estados Unidos, tendríamos que hacer por lo menos cien en el mismo plazo, y con la tecnología que contamos es imposible. Al menos deberíamos manejar una fábrica con robots, líneas de producción automatizadas y crear un complejo proceso de control de calidad, además de contratar más y mejor mano de obra. Para esto la inversión sería gigantesca y la verdad es que el riesgo es muy grande y en Chile pocos bancos o inversionistas corren ese riesgo". concluye enfático Olea.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine