Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Protección del conocimiento
Universidad incentiva patentar
La casa de estudios de Concepción fomentará este necesario trámite con sus investigaciones u otras generadas en las empresas.

6 de marzo de 2003
Fuente: El Mercurio
Por: Jorge Molina

Para defender el conocimiento generado por sus científicos, la Universidad de Concepción creó una Unidad de Propiedad Industrial.

La idea es proteger las investigaciones tecnológicas tras la obtención de patentes de invención o la creación de asociaciones con empresas que ya tengan un derecho de propiedad y puedan mejorarlo, con el consiguiente reparto de utilidades.

La iniciativa, pionera en el país y que abarca a todas las facultades de ese plantel, comprende la capacitación de 350 investigadores en este tipo de tramitación. Ellos trabajan principalmente en el campo de la biotecnología y de la ingeniería.

Además, el proyecto buscará la generación de convenios y alianzas estratégicas con públicos y privados.

Legislación chilena

Por ello, la creación de la Unidad de Propiedad Industrial incluyó la firma de un convenio a siete años plazo con la forestal Mininco, que implica la entrega de $2.500 millones en patentes y biotecnología.

El creador y director de este organismo, el abogado José Miguel Flores, señaló que la iniciativa se inspira en los modelos japonés y de EE.UU., cuyas utilidades anuales alcanzan US$ 45.000 millones.

En Chile, los retornos por concepto de propiedad industrial llegaron a US$ 100 millones en 2002.

El chileno Pablo Valenzuela patentó la primera vacuna a través de ingeniería genética: la de la hepatitis B. Tiene otras 40 patentes.

El traspaso de la investigación a las universidades es una tendencia mundial y se explica en que las empresas no pueden asumir la mantención de equipos de investigadores propios sin resultados a corto y mediano plazo.

Por ejemplo, Japón basa casi el 100% de su economía en licencias por vía de patentes de invención, modelos de utilidad, diseños industriales y marcas comerciales.

El gobierno nipón invierte US$ 1.400 millones al año sólo en la oficina de patentes, sobre todo en áreas de diseño y tecnología electrónica.

La actual ley chilena exige que para patentar un invento es necesario cumplir a lo menos con tres requisitos: que sea nuevo, que tenga nivel inventivo y que se pueda aplicar a la industria.

El concepto de novedad es universal, por lo que la invención o descubrimiento no puede haber sido divulgado de manera pública, verbal o de cualquier forma, en ninguna parte del mundo antes de presentar la solicitud.

Por ello, el gran problema que existe en las universidades hoy día es que a los académicos se los premia por publicación antes que por patente, lo que elimina el concepto de novedad y se pierde económicamente la invención realizada.

A partir de ahora, en la U. de Concepción todo proyecto de invención susceptible de ser patentado debe ser visado por la unidad.

Trabajamos con el Consejo de Rectores para que el premio académico sea por logros, dice Flores.

En caso de conseguir la patente, ésta tienen sólo validez nacional. Esto quiere decir que sólo se pagará cuando el invento o descubrimiento sea usado en Chile.

Según el abogado, la propiedad intelectual es un tema prioritario en el país, principalmente gracias a la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU.

La firma del acuerdo obligó a la Cámara de Diputados a modificar la ley 19.039, que establece normas aplicables a los privilegios industriales y protección de los derechos de propiedad intelectual.

Para este experto en derecho comercial, el país tiene grandes ventajas comparativas a nivel mundial, principalmente por la calidad de sus empresas y profesionales.

En un país chico como el nuestro, Mininco llegó a ser el primer productor mundial de madera y tiene una producción de ocho especies que no existen en otra parte. Sin embargo, estamos atrasados, porque falta entregar valor agregado.

Asegura que un consejo nacional entregaría directrices para un trabajo tripartito entre gobierno, empresa y universidades.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine