Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Los esfuerzos para convertir a Chile en un país digital
Chile país digital, ¿Quién debe hacer el click?
En los próximos días el presidente Lagos debiera dar a conocer el nombre del tan esperado CIO para Chile.

03 de marzo de 2003
Fuente: El Diario
Por: Gloria Salgado

Este cargo, que toma su nombre del inglés chief information officer, es una especie de gerente de tecnologías de información y comunicación (TIC) que tendrá la responsabilidad de coordinar las distintas iniciativas, tanto públicas como privadas, orientadas a convertir a Chile en un país digital líder, no sólo en la región sino a nivel global. De lograrse el objetivo, nuestro país podría conseguir, entre otros beneficios, aumentar hasta en 2 puntos porcentuales el Producto Interno Bruto, según consta en un estudio publicado por la ACTI -Asociación de Empresas de Tecnología de la Información- durante 2002.

La idea de este cargo, que además irá acompañado de un comité publico privado como ente fiscalizador, fue parte de la propuesta hecha por la asociación gremial al primer mandatario en diciembre pasado y tuvo su origen en la tendencia negativa que registra el país en los últimos ranking TI elaborados por el Foro Económico Mundial. A juicio de la ACTI, esta es una señal preocupante, ya que Chile se aleja cada vez más del objetivo trazado por Lagos el año 2000 cuando, en su discurso presidencial del 21 de mayo, planteó el desafío de convertir al país en uno de los líderes mundiales en la materia.

Hoy a casi tres años de ese enfático discurso, sólo se han visto buenas intenciones ya que el desempleo, la crisis económica mundial y la crisis política interna, han terminado por diluir el interés en el tema tecnológico.

Disgregación

Para varios personeros ligados al mundo tecnológico como Claudio Orrego, vicepresidente de la ACTI, el decaimiento pasa por la falta de un líder que coordine las distintas iniciativas tanto públicas como privadas que se realizan en el país. "El problema es que hoy, si bien se están haciendo cosas positivas, están todas muy dispersas. No hay una persona que esté dedicada 100% y con todas sus energías a sacar adelante el tema, que coordine las acciones de todos los sectores bajo una misma visión país, que maneje metas concretas y fiscalice resultados en plazos determinados". Esta postura la comparte Angel Flisfisch, director ejecutivo del Proyecto de Reforma y Modernización del Estado, quien hace un tiempo señalaba que era necesario concentrar todas las acciones en una sola cabeza.

Es que efectivamente, en la actualidad, no existe una entidad única encargada de coordinar las acciones de los actores que están involucrados. De hecho, la administración actual decidió entregar responsabilidades a las distintas carteras dependiendo de su quehacer. Es así como el punto sobre los accesos quedó a cargo de la Subsecretaria de Telecomunicaciones, el de gobierno electrónico lo maneja Modernización del Estado, el productivo y la relación con las empresas está a cargo del Ministerio de Economía y lo relacionado a capacitación del recurso humano es responsabilidad de los ministerios de Educación y del Trabajo. Según Orrego este esquema es muy poco operativo, ya que los ministros deben ocuparse de muchas cosas relacionadas a su cartera y las TIC son sólo un apéndice al que por lógica no pueden dedicarle todos sus esfuerzos.

Por el momento, lo único que existe a modo de coordinación es el Comité de Ministros TIC, a cargo de Jaime Gré, jefe de la División Tecnologías de Información del Ministerio de Economía, que actúa como coordinador de las actividades desarrolladas por cada ministerio y facilita la relación de los empresarios con el Estado. Según Gré, la idea de formar este Comité fue identificar los liderazgos sectoriales. "Hicimos un ordenamiento que es desagregado que, si bien desde el punto de vista comunicacional probablemente no informa todas las acciones de una manera conjunta, permite que hoy las cosas se estén haciendo". Y grega que, por ejemplo, en relación con las empresas, estamos empeñados en que éstas pasen de los usos simples a los más complejos, es decir, del correo electrónico al comercio electrónico. En cuanto a los accesos, se ha hecho una gran labor con los infocentros, donde se aumentó de 113 en 2001 a un total de 1.113 a enero de 2003. En capacitación, lo que ha logrado Enlaces es un éxito alabado por varios países y en marco legal se ha avanzado sustancialmente con la aprobación de iniciativas como la firma y factura electrónica" explica Gré.

¿Es el CIO una solución?

Este tema pese a haber sido una de las propuestas más publicitadas y bien acogida por Lagos, no deja de causar algunas desconfianzas. Esto, porque de acuerdo a las sugerencias de la ACTI, el profesional nombrado tiene que cumplir un perfil bastante exigente, ya que debe ser "una persona que tenga el respaldo del gobierno, que se relacione muy bien con el sector privado, que tenga rango de ministro (aunque no tenga cartera), ligado al mundo informático y con disponibilidad full time", aclara Orrego.

Precisamente es en el aspecto del rango donde nacen las mayores desconfianzas, pues para muchos eso se ve bastante difícil. Y si además no cuenta con los recursos apropiados en un par de meses va a estar en el aire, frustrado y la iniciativa habrá fracasado sin llegar a cumplir las expectativas.

Respecto a esta aprehensión, Gonzalo Herrera, director ejecutivo de Chile Innova, señala que "generar institucionalidad porque alguien tiene que hacerse cargo puede ser extraordinariamente desgastante para quienes participen y frustrante al final si no se tiene claro qué es lo que se va a coordinar".

Sobre este punto, Orrego cree fehacientemente que una de las principales funciones de este líder, apoyado por el Comité Público-Privado, es realizar un acabado diagnóstico de cómo estamos, un buen trabajo de planificación de los objetivos que se quieren conseguir, fijar metas concretas y establecer plazos determinados por los cuales deberá responder".

Sólo si estas condiciones se cumplen se podrá lograr los objetivos planteados, pero la inquietud continúa ya que supuestamente a días de conocerse el nombre no ha habido pronunciamiento alguno por parte del ejecutivo respecto de quienes son los candidatos y cuáles serán efectivamente sus atribuciones y responsabilidades.

Chile v/s Finlandia

Si existe un país en el mundo que debiera servir de modelo a Chile, ese es Finlandia. Esto porque al igual que Chile se trata de un país pequeño y donde hasta hace poco su única fuente de ingresos era la explotación de sus recursos naturales. En 1997 Finlandia ocupada el puesto 19 en el ranking de competitividad del Foro Económico Mundial y Chile el 13.

Cinco años más tarde (2002), Chile había bajado al lugar 20 y Finlandia ostentaba un aplaudido segundo puesto. ¿Cuál fue su fórmula? Apostar, en plena crisis económica por la tecnología, específicamente en el sector de las telecomunicaciones, aumentando considerablemente su inversión en investigación y desarrollo (I+D). Hoy Finlandia destina más de 3,5% del PIB en I+D, mientras Chile apenas alcanza al 0,6%.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine