Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Ahorro de Energía
Penquistas proponen económico sistema de luces para los semáforos
Ingenieros rediseñaron y crearon una ampolleta que podrá reemplazar las lámparas halógenas de los semáforos, tras la adaptación de tecnología dieron vida a un nuevo producto que permitirá ahorrar el 90% consumo y gasto anual en electricidad que utilizan los semáforos.

Concepción 10 de julio de 2002
Fuente: Emol.com

Tras el reemplazo de las actuales lámparas halógenas de los semáforos por la ampolleta diseñada por los ingenieros chilenos, se espera que los municipios pueden reducir hasta en un 90 % el consumo y gasto anual en electricidad que utilizan en los semáforos.

Basta reemplazar las actuales lámparas halógenas que utilizan por ampolletas con una nueva tecnología digital basada en uso de LEDS (Light Emision Diode). Esto es un semiconductor de la familia de los diodos que posee una vida útil superior a los cinco años.

Carlos Bay-Schmith produce los LED. Un proyecto piloto funciona en Prat y Chacabuco, en Concepción; otro, en Los Ángeles. (Emol.com)

La adaptación de esa tecnología de punta -que sólo tienen 29 empresas en el mundo- a las necesidades chilenas fue hecha por los ingenieros electrónicos Felipe Elso, Carlos Bay-Schmith y Javier Palacios, quienes formaron una empresa que se llama Sicom. Y en conjunto con la firma de ingeniería Asitec formularon el proyecto que aprobó el Fondo de Investigación Tecnológica de la Región del Biobío Innova Biobío.

Desde su creación en abril de 2002, Innova Biobío, ha asignado recursos de cofinanciamiento a 55 proyectos productivos los cuales actualmente se encuentran en ejecución.

Ventajas del cambio

Felipe Elso explica que el cambio tiene grandes ventajas económicas y sociales y se aplica después de mínimas alteraciones en la estructura de los semáforos chilenos.

El nuevo producto se encuentra disponible desde abril, y con el esperan reemplazar a las 37 mil unidades halógenas que actualmente funcionan en los semáforos del país. Cada uno de los cruces tiene cuatro semáforos y doce ampolletas halógenas.

Las ventajas son múltiples: una ampolleta halógena tiene un consumo de 55 watts por hora, con un gasto anual de unos 8.500 pesos. La nueva tecnología reduce a poco más de cinco watts el consumo y el costo de energía a unos 850 pesos.

El impacto en la reducción del gasto es más beneficioso en las grandes ciudades. Como es el caso de Concepción, donde el municipio destina anualmente unos 80 millones de pesos en consumo de energía para los 214 cruces de arterias que tiene con semáforos.

La experiencia ya se está probando con éxito en tres semáforos ubicados en Concepción y Los Ángeles. Lo mismo se espera hacer en otros de Puerto Montt, Chillán y Santiago.

Los costos de mantención son bajos y reduce la contaminación, ya que disminuye casi en su totalidad la emisión de dióxido de carbono que producen las fuentes de luz incandescentes como las halógenas. Las ampolletas con nuevo sistema tienen una vida útil de 100.000 horas, mientras que la halógena, de 3.000 horas. Además, el sistema LEDS emite forma de luz casi el 100 % de la energía que consume.

Elso explica que, concluido el proyecto con los semáforos, que desarrollaron en seis meses, trabajan ahora para aplicarla en la iluminación exterior de recintos industriales. La gran apuesta es poder aplicarla a la iluminación pública, donde el sistema empleado sería el mismo, pero en este caso se remplazarían las luminarias de sodio de alta presión por las LEDS, lo cual permitiría generar un ahorro del 50 % en el costo de energía; el ahorro no puede ser mayor debido a el tipo de tarifas eléctricas que se aplica en Chile.

Más ahorro, menos gasto

En Filadelfia, EE.UU., se aplicó, en 1997, un programa de reemplazo de 28 mil señales de tránsito por la nueva tecnología LEDS, con una duración de dos años y una inversión de tres millones de dólares. En el año fiscal de 1998, la ciudad ahorró 270 mil dólares en energía. El 2000, cuando el proyecto funcionaba en toda la ciudad, los ahorros por concepto de energía fueron de 887 mil dólares, además de los adicionales en mantención por 165 mil dólares.

En California, más de 30 municipios ya han instalado señales LED; 72 mil módulos en 1999 y 2000, por lo que han ahorrado 47,3 millones de kw/hora.

La estructura de un LED consiste en un cátodo y ánodo insertados dentro de una cápsula de resina sólida expóxica, unidos por un filamento de oro, que pasa a través de un sustrato químico, el que determina el color de la luz que emite el LED. La nueva tecnología es cada vez más usada para reemplazar las antiguas fuentes de luz incandescentes.

Si bien la tecnología mundialmente está disponible desde 1997, no era atractiva para las municipalidades chilenas por sus altos costos.

La única experiencia conocida fue 1999, cuando la Municipalidad de Las Condes instaló como experiencia piloto semáforos en tres cruces de calles a través de una empresa canadiense. Al final, no se pudo masificar por la cantidad de recursos que implicaba comprar el sistema en el extranjero y las dificultades administrativas que demostró la empresa para operar en Chile.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine