Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
La tecnología detrás de la película
Mampato en la era del chip
Mampato y su fiel amigo Ogú gracias al Cinto Espacio-Temporal pueden llegar a cualquier lugar y época de la historia, pero ni en el capítulo donde viajan al siglo 40 y conocen a Rena, vislumbraron un futuro con una tecnología tan potente como la que dio vida a su propia película.

Santiago 12 de julio de 2002
Fuente: Por Daniel Contreras periodista de Mouse.cl

Cuando Eduardo Armstrong y Themo Lobos crearon a Mampato, en la década de los 60, los computadores tenían el tamaño de una casa y se relacionaban con el cine sólo como un elemento típico de las películas de ciencia ficción.

Hoy, 40 años después, la tecnología informática jugó un rol clave en el que ha sido descrito como el primer largometraje de aventuras del cine chileno: "Ogú y Mampato en Rapa Nui".

Cincuenta computadores con sistemas operativos Macintosh, Windows y Unix, mil Gigas de archivos almacenados en discos duros, DLT y CDs; además de un escáner importado especialmente desde Estados Unidos, permitieron a un grupo de chilenos producir la exitosa película de dibujos animados.

Alejandro Rojas, director de"Ogú y Mampato en Rapa Nui" reconoce que la historia no podría haber llegado al cine sin la tecnología que actualmente está disponible.

Con un tono muy cercano al de los más fanáticos computines, Rojas señala que "nos preparamos cerca de 5 años para lograr esta película, pero además tuvimos que capacitar a cerca de 200 animadores para que conocieran los software y el manejo de los equipos, también tuvimos que armar la red y ver que plataforma nos convenía".

Hardware y Software

Dependiendo de sus necesidades, el equipo de producción utilizó distintas plataformas informáticas. "Tomamos en cuenta el dinero que teníamos que invertir y la calidad del producto final", aclara Rojas.

Los PC, con Windows NT, funcionaron como "obreros", ya que hacían el trabajo duro y en el que se necesitaba menos delicadeza y especialización. "A pesar de lo que cree la gente, no tuvimos muchos problemas de caídas y errores, además que eran muy convenientes en cuanto a precio y el rendimiento que se les puede sacar. Los PC son bastantes baratos y se pueden armar en cualquier momento, no necesitas un soporte especial y casi todo el mundo los conoce", señala Rojas.

Para los trabajos de retoque y de color más delicados usaron equipos Macinstosh, la mayoría de la línea G3 y G4 con Mac OS 9 y superiores instalados. Según Rojas "lo bueno es que gran parte de los dibujantes y diseñadores ya han trabajo con estos equipos".

En la parte más compleja -el "rendereo" y la compilación de los fotogramas- usaron un sistema de la compañía Silicon Graphics llamado Effect y arrendaron a Chile Films una máquina más poderosa: el Inferno de Discreet. Un sistema bastante más caro, pero de calidad extrema y que se ha usado con éxito en películas como Gladiador y Matrix, razón por la que incluso ha estado nominado al Oscar.

Los programas que utilizados en la creación de la película fueron principalmente Maya y Toonz. Mientras el primero permite construir figuras con comportamiento y movimientos reales, para que el animador maneje las creaciones como marionetas dentro de un computador, Toonz es un software especialmente diseñado para animadores clásicos que usan computadores, es decir, utiliza la vieja técnica de cambiar cuadro a cuadro el dibujo para después mostrarlo uno tras otro dando la impresión de movimiento.

Mil Gigas

En la animación el equipo de producción usó una mezcla de la técnica tradicional, es decir dibujo tras dibujo, y la digital. Una vez que los dibujos estaba terminados en papel fueron escaneados por una máquina especialmente traída desde los Estados Unidos.

Para manejar esta información, una vez digitalizada, se instaló en la casa de Cine Animadores una red que abarcaba cerca de 60 equipos.

Los volúmenes de datos fueron altísimos. Para guardarlos compraron un sistema de almacenamiento de cintas, llamado DLT, un formato muy parecido al de los DAT, pero de mayor tamaño y capacidad. Según Rojas, cada una de estas cintas puede almacenar 40 Gigas en cosa de minutos, con mayor velocidad que al quemar un CD y en un soporte más duradero.

Haciendo un cálculo aproximado, la cantidad de Gigas que usaron para la producción de la película fue de alrededor de mil. Esto debido a que cada escena de Mampato, una vez terminada, pesaba nada menos que 40 Megas.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine