Martín Zilic Hrepic, director del Centro de Biotecnología

"El Foro fue un tapabocas para muchos"

El ex intendente fue uno de los responsables del rotundo éxito que significó para la Región del Biobío el realizar el Foro Global de Biotecnología. Y advierte que no sólo se tuvo que luchar contra la falta de experiencia en este tipo de eventos, sino además contra el centralismo, que apostó a perdedor en este tema y que, al final, le salió por la culata.
08 de marzo de 2004
Fuente: El Sur
Por: Carlos Mendoza

Encontrar un lugar tranquilo para conversar con Martín Zilic Hrepic, durante uno de los coffee-break del Foro Global de Biotecnología, fue una misión casi imposible.

En menos de cinco minutos se cambió cuatro veces de oficina. Eso sin contar las interrupciones de múltiples personajes pertenecientes a la organización, llamadas telefónicas de Cancillería o uno que otro científico que se acercaba al médico penquista para felicitarlo por lo logrado.
"Hasta el momento no se me ha acercado ningún europeo o norteamericano que me diga que algo no le gustó, y ellos no tienen esa mala costumbre de mentir para caer bien. Si algo no les gusta, te lo dicen", explica con un orgullo un tanto paternal.

La estación final fue el salón VIP del centro de convenciones SurActivo, aunque la seguridad de sus sofás de cuero y sobrio decorado no fueron suficientes para detener las intervenciones.

Martín Zilic Hrepic, director del Centro de Biotecnología

Se le veía muchísimo más relajado y tranquilo que en los días anteriores al inicio del Foro, en el cual tuvo un rol fundamental desde su cargo de director del Centro de Biotecnología de la Universidad de Concepción.

"Ahora estamos mucho más tranquilos y relajados. La semana pasada estaba con toda la sintomatología de alguien que está con el stress en su punto más alto. Un stress sólo comparable con los días previos a asumir la intendencia de la Región del Biobío. Ese sudor frío, falta de sueño, inapetencia, incluso despertar a las cinco de la mañana soñando que había una catástrofe, etc.", confiesa.

Parte de su personalidad es no dejar cabos sueltos. Y en el primer momento hubo muchos nudos que atar. "Y aún los hay", agrega. Por ejemplo, la confección del listado de los expositores, que era una responsabilidad compartida con otras instituciones, terminó haciéndolo la Universidad de Concepción.

Enemigo íntimo

El hecho de realizar en Concepción un evento de tal magnitud e importancia sin tener una historia previa en este tipo de producciones fue, más que los problemas logísticos o de producción, el mayor reto que la organización tuvo que enfrentar antes de lograr el éxito, que ahora es reconocido por todos.

"Acá en Chile existe una conciencia centralista brutal, y aquí, en este caso, y lo voy a decir claramente, hubo gente de Santiago que no quiso que hiciéramos esto, hizo todo lo posible para que esto no se hiciera en Concepción. Y no sólo gente de la oposición política, sino que dentro del gobierno también. No les pongamos nombres, pero de que los hubo, los hubo", cuenta Zilic.

A escala regional, las críticas previas tenían relación con que el evento le quedaba grande a Concepción, que tenía que hacerse en Santiago o que simplemente no iba a resultar. Zilic lo atribuye a que "aquí hay mucha gente que lo hace porque son chaqueteros, pero en Santiago, y esto es preocupante, había gente que apostó a que este cuento fracasaba. Y en un momento determinado tuvimos presiones terriblemente serias para que el Foro no se realizara en Concepción".

-¿Qué tan serias fueron esas presiones?

-Te digo que fueron tan, pero tan serias que si no hubiéramos tenido el apoyo decidido del Presidente Lagos, el Foro no se hace. Entonces, en ese sentido le tengo que agradecer a mucha gente que se la jugó por este tema.

-¿Es un tapaboca para toda esa gente el éxito de la organización?

-Absolutamente. El éxito del Foro es un tapaboca para mucha gente, tanto acá como en Santiago. Y el tema de fondo es que el país no puede seguir con este tipo de centralismo, en el que la capital está experimentando un crecimiento inorgánico. Si el país quiere crecer tiene que fortalecer a sus regiones. En Chile hay un tropa de burócratas, a todo nivel, que a lo único que se dedican es a pensar que su centro de poder gravita en las ocho manzanas del centro de Santiago, y eso es terriblemente complicado.

Sacando en limpio

Concepción llevó a cabo la titánica tarea de organizar el Foro. La pregunta que queda en el aire ahora, que se desmontaron los paneles, sillas y micrófonos de SurActivo, es qué se puede sacar en limpio de este encuentro.

"En primer lugar, lo más concreto que va a salir de este Foro es la discusión que se produce, hay una transferencia de conocimientos y contactos gigantesca. Si alguna universidad pensó que había que invitarlos para hacer los contactos, se equivocó, y durmió. Nosotros hicimos todo abierto para que el que quisiera tener contactos en el tema los hiciera", acota.

El principal interés de la organización, y uno de los aportes de Zilic al evento, fue generar una plataforma de contactos; y muchas instituciones los aprovecharon muy bien, incluso los empresarios hicieron buenas gestiones. Los jueces de la Corte de Apelaciones también lo hicieron, aunque "fue una lástima que los ministros de la Corte Suprema no asistieran al curso, no sé que pasó, pero no estaban. Creo que dejar pasar una oportunidad como ésta, de tener a un equipo de gente del más alto nivel mundial en el tema fue una locura", insiste.

Otra cosa que queda es dinero. El intendente Tohá va a realizar un estudio para ver cuánto significó, en materia de ingresos, el Foro para la región. Pero además, quedan los contactos: "Rodolfo Quinteros (experto y padre de la biotecnología del Petróleo), sostuvo una reunión con ejecutivos de Enap para discutir proyectos en conjunto", dice Zilic.

"Si queremos que lo que pasó aquí sea un hecho permanente, que Concepción se convierta en una zona de servicios y área de convenciones a nivel internacional, los vuelos internacionales deberían aterrizar en Carriel Sur y la ciudad debería tener un hotel cinco estrellas, además de mejorar y fortalecer el sistema regional de turismo".

Concepción tiene un plus mayor que otros centros turísticos, de acuerdo a Zilic, y éste es que "tenemos cerca de 12 universidades, y eso cambia el cuento, ya que en ellos tienen socios para realizar eventos potentes como el de biotecnología".