Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Los emprendedores locales
Fuerza joven para la región
Con bastante creatividad y mucha constancia, un buen contingente de la región está creando negocios originales y prósperos, cuyos mercados frecuentemente van más allá de nuestras fronteras.

31 de mayo de 2004
Fuente: Diario el Sur


Durante la semana que hoy termina se dieron a conocer los preseleccionados del Tercer Concurso de Innovación Emprendedora de la Región del Biobío. Fueron 552 propuestas en total, de las cuales 81 pasaron a la siguiente etapa.

Vale consignar que en nuestra zona existen casi 70 mil empresas, de las cuales 59 mil son microempresas, 360 grandes y 640 medianas, y dado el número de las propuestas presentadas son muchas más las que desean entrar a este mundo.

"Hoy en día, el mundo ha sufrido la disminución en la demanda por fuerza de trabajo por parte de la gran empresa, es decir se está agotando el modelo de desarrollo basado en la explotación de recursos primarios", comenta Mauricio Rebolledo, director del Servicio de Cooperación Técnica (Sercotec), institución gubernamental que tiene como objetivos principales brindar acceso a la información y las tecnologías, entregar apoyo al financiamiento con créditos a tasas más bajas, dar entrada al mercado y conceder apoyo en la gestión. Todo esto asoma como de gran ayuda para quienes quieren comenzar con un negocio, pero no poseen los datos necesarios ni tampoco el soporte técnico.

Y esta no es la única entidad que se dedica a apoyar a los emprendedores. También existe el Fondo de Innovación Tecnológica de la Región del Bío Bío (Innova Bío Bío), que es una institución pionera a nivel nacional, orientada a promover la vanguardia, transferencia y capacidades tecnológicas en la zona. Este organismo posee un fondo de 2 mil millones de pesos para financiar proyectos de hasta 25 millones cada uno, en las líneas de tecnología e innovación.

En la incubadora

Bajo el alero de Corfo nacieron las incubadoras de empresas, una iniciativa que acoge a las empresas en formación, otorgándoles soporte logístico y técnico. Y en el último tiempo, también las universidades fueron incorporando estos centros, por un lado para facilitar la inserción laboral de sus alumnos y, por otro, porque constituyen una buena fuente de recursos, al garantizar el acceso a fondos para investigación.

Con respecto a la operativa, ésta funciona de la siguiente manera: Los postulantes aceptados ingresan a una etapa de preincubación, que puede durar entre 2 y 3 meses, y en la que deben definir su plan de negocios y generar un programa de trabajo. Tras ello, se realiza la selección de los proyectos viables, fase en la que los solicitantes reciben sustento para diseñar un plan de negocios más detallado, acceder a diferentes instrumentos de financiamiento y capitalización, y asistencia y capacitación en temas de creación y gestión de empresas, junto con el apoyo logístico de poseer una oficina, secretaria y una dirección física donde recibir clientes.

En Concepción existen tres incubadoras. Idea-Incuba, perteneciente a la Universidad de Concepción; Empresas y Emprendedores, de la Universidad Católica de la Santísima Concepción; y el Centro de Desarrollo de Empresas, de la Universidad del Bío Bío.

"A los 3 años, el éxito de empresas incubadas es de un 80 a 90 por ciento, mientras que el de las no incubadas alcanza al 25 ó 30 como mucho", sostiene Andrés Viveros, director ejecutivo de Innova Bío Bío.

El ansiado financiamiento

Distintas son las instancias que existen para poder acceder al capital. Una de ellas es optar a un crédito para microempresarios a tasas más convenientes, donde destaca Sercotec, entidad que también organiza el Concurso de Proyectos para la Micro y Pequeña Empresa. Por otro lado, encontramos el capital semilla, que en términos generales es un tipo de financiamiento necesario para permitir la gestación y despegue de una nueva actividad empresarial, y cuyo objetivo es fomentar la creación de nuevas empresas y negocios que se encuentren en etapa de incubación, provenientes del desarrollo de proyectos de negocios en general, de base tecnológica y productos con valor agregado, en particular en áreas asociadas a tecnologías emergentes y que cuenta con un subsidio de hasta 25 millones de pesos, al que pueden acceder empresas "sin historia", es decir, cuya existencia sea del orden de un año aproximadamente, y empresas que se están constituyendo como tales.

Las siete características

"Aquí no se trata de apoyar a un desempleado, sino a un emprendedor que no sólo esté entusiasmado sino también convencido de que su idea dará resultado", opina Vicente Hernández, director ejecutivo de la incubadora de la UBB, revelando además las siete características fundamentales para reconocer a un legítimo emprendedor:

- Ser líder.
- Tomar decisiones.
- Asumir riesgos.
- Ser organizado.
- Aprovechar oportunidades.
- Conocer su área.
- Tener talento.
- Ser independiente.
- Mantener el optimismo.

Eso sí, también es necesario calcular la variable de edad y compromisos económicos, porque un negocio es a largo plazo.

Sacan la cara por el Biobío


Genesys Ingeniería

Alvaro Ananías (40), ingeniero civil electrónico; y Gustavo Diban (38), ingeniero informático; son los socios y directores de Genesys, empresa de tecnologías de la Información. Acaban de recibir el "Premio al Espíritu Emprendedor", otorgado por la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo.

Llevan 14 años en el mercado y dan trabajo a unos 120 profesionales, de los cuales 90 están en Concepción y 30 en Santiago, donde abrieron una oficina hace dos años.

Comenzaron en 1990 casi por casualidad, cuando realizaron un proyecto a pedido y se dieron cuenta que podían surgir más alternativas parecidas. Empezaron a buscar clientes con la idea de prestarles el mismo servicio que contrataban en Santiago, pero desde Concepción, con menores costos y de manera más personalizada.

No fue fácil ganarse su espacio, por un tema histórico de dependencia con la capital, pero perseveraron por años hasta que en 1994 les llegó la primera cuenta importante. Desde entonces fueron conquistando la confianza de más clientes. En la actualidad, Genesys es una empresa calificada como grande, tomado en cuenta su nivel de facturación anual.

Como consejo a quienes inician una compañía, ellos cuentan sus propias vivencias. "Hay que esforzarse, siempre adelante. Darles valor a tus empleados, ser organizado y tener visón. También ver donde el común de la gente no lo hace y -por sobre todo- tener constancia y mucho empuje", recomiendan casi a coro.


Kaweskar

Todo comenzó casi por un juego, ya que Alex Lagos (29), ingeniero y técnico forestal, practicaba montañismo y en la zona nadie vendía el vestuario ni los equipos para desarrollar esta disciplina.

Así es que comenzó con un negocio para satisfacer este mercado. En 2001 se asoció con Loren Mellado (27), diseñadora industrial, y juntos empezaron con la confección y fabricación de ropas profesionales para personas y empresas que se desempeñan en condiciones adversas.
Kaweskar ganó el premio "Chile Empresario", que le permitió participar en el concurso internacional "Endeavour". Además, sus propietarios poseen la licencia exclusiva para Chile de la firma internacional Windstopper, mientras que Gore-Tex fabrica directamente las prendas que ellos diseñan. Sus clientes son compañías mineras, las Fuerzas Armadas y deportistas particulares. El año pasado facturaron más de 25 millones de pesos.


Aldea Educativa

¿Cómo un niño puede adaptarse a este mundo cambiante de manera entretenida y descubriendo por sí mismo el conocimiento?, esa fue la pregunta que se hicieron Alejandra Vargas (29), parvularia; Maite Villanueva, pintora; y Jorge Vargas (29), ingeniero civil.

Y aquella interrogante les llevó a crear un concepto nuevo en las metodologías de aprendizaje, mezclando programación neurolinguística, coaching, arte y tecnología. Partieron como idea en 2001 y ya al año siguiente obtuvieron una mención honrosa en la categoría de Organizaciones de Alto Impacto en el "Challenge Digital Chile", que es el concurso nacional más importante en el ámbito del uso innovador de las tecnologías. En 2003, patrocinados por la incubadora de empresas de la Ucsc, obtuvieron 12 millones de pesos en capital semilla, lo que ha sido de gran ayuda para la implementación y capacitación. Hoy se encuentran realizando un proyecto educativo para una corporación educacional y atendiendo a niños en forma particular.


MovilMaster

Pablo Rodríguez y Miguel del Pino, ambos ingenieros civiles de 27 años, en conjunto con Alejandro Rodríguez (40), invirtieron más de 200 mil dólares en equipos para poder otorgar al trasporte público herramientas para el control de rutas, pasajeros y también emergencias.

Incubados en la Ucsc, todo empezó por un proyecto de título. Hoy comparten la licencia de MovilMaster Santiago, de la que esperan pronto independizarse. Utilizan la plataforma GPS (Sistema de Posicionamiento Global), que combina telecomunicación con informática. Este es un sistema de información satelital que va desde una señal que emite el equipo instalado en el vehículo hasta un satélite, y después se devuelve a un computador situado en el terminal.

La tecnología de MovilMaster está instalada en tres líneas de buses, una en Concepción, otra en Viña del Mar y la restante en Puerto Montt. En nuestra ciudad, su contrato es por cinco años con buses Tucapel, que posee más de un centenar de máquinas. La idea es integrase también al proyecto Biovías.

Rodríguez comenta que están pensando en traer tecnología sueca, por lo que viajará a ese país dentro de unas pocas semanas. Su empresa planea también ampliar su mercado al rubro forestal y portuario, en lo que es el conteo de materiales y transportes.


Agrobiotec y Micotec

Tras observar que en Chile el consumo y cultivo de hongos es casi inexistente, los biólogos Rubén Medina y Carlos Cisterna, ambos de 35 años, crearon Micotec, una empresa dedicada a la producción del champiñón común, hongo ostra y hongo shiitake, especies muy apetecidas en los mercados europeos, tanto por su uso gastronómico como por sus propiedades anticancerígenas.

En 2002, navegando por Internet, Medina vio una oportunidad en el concurso de biotecnología organizado por la Corfo. Postuló y estuvo entre los 6 mejores, lo que le permitió obtener un capital semilla por 25 millones de pesos.

Micotec ha salido en diversos medios de comunicación, incluyendo el popular espacio televisivo Tierra Adentro.

"Cuando terminó el programa, tuve que contestar más de 60 llamadas y mi compañero otras tantas, que provenían tanto de Chile como Europa", recuerda entusiasmado Rubén Medina.

Y fue tanto el interés por invertir en los hongos, que crearon otra empresa, llamada Agrobiotec, que se encarga de ofrecer cursos y servicio técnico a quienes desean entrar en el negocio.

Hoy, Micotec posee 7 plantas de cultivo y Agrobiotec ha prestado servicio técnico a lo largo del país e incluso en el extranjero.


Optimo

La empresa Muñoz, Medina y Filippi Ltda. nació en 2001 como un proyecto de título de los ingenieros Rodrigo Medina (29), José Luis Muñoz (30) y Piero Filippi (29). Su negocio es la optimización informática de los aserraderos.

En 2002 se adjudicaron un capital semilla por 25 millones de pesos, para implementar una oferta que se basa en un sistema computacional de optimización, junto con la asesoría y capacitación correspondiente.

Hoy tienen su software funcionando en el Aserradero Arauco -el más grande de Latinoamérica- y esperan instalarlo en otras industrias del mismo rubro.


Sicom

Gracias a la tecnología LED (Light Emitting Diode), los ingenieros civiles electrónicos Felipe Elso (31), Javier Palacios (31) y Carlos Bay-Schmith (28) comenzaron con tecnología alternativa de iluminación y energía.

El LED es un sistema que consiste en hacer pasar corriente a través de un diodo, que irradia en forma de luz cerca de un 90 por ciento de la energía que consume. El LED es un poco más caro que lo convencional, pero tiene la ventaja que su durabilidad es de 10 años y que aprovecha mejor la energía, sin tener que perderla generando calor innecesario.

Los principales municipios del país están interesados en el desarrollo de esta tecnología, para ahorrar en energía y en la mantención de sus semáforos y alumbrado. Sicom también está trabajando en luces de emergencia para hospitales y en acuicultura.

"Yo creo que este era el momento para dar el salto, no teníamos compromisos, somos jóvenes y sabíamos que al principio iba a escasear la plata", asegura Bay-Schmith, quien vive con sus padres, al igual que sus socios. "Además, trabajamos en electrónica, que es lo que nos gusta, en vez de estar detrás de un escritorio, yo creo que son pocos los compañeros que pueden decir lo mismo", manifiesta.


Optibar

Integrada por los ingenieros civiles electrónicos Eduardo Wiechmann (33) y Guillermo Vidal (34) y el ingeniero civil químico Antonio Pagliero, es una empresa de diseño y comercialización de productos de innovación tecnológica para los procesos de electro obtención y refinación del cobre y otros metales. Su primer producto lo constituyen las barras ecualizadoras de corriente, que permiten disminuir el consumo de electricidad en las mineras, mejorar la calidad del refinado y aumentar la producción.

Obtuvieron 25 millones de pesos a través del financiamiento de capital semilla de Innova Bío Bío y recibieron el apoyo de Codelco para validar los resultados mediante pruebas en Chuquicamata.

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine