Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
Recursos
Noticias
Papers
Conferencias
Talleres
Concursos
Seminarios
Congreso
Guias
Estudios
Ponencias
Buscador
Suscríbase al Boletín Informativo
Nuevas tecnologías
Reloj inteligente podría mover a Santiago
Académico de la Universidad de Chile diseñó aparato que tiene el mismo chip y antena que una tarjeta Multivía.

21 de julio de 2003
Fuente: El Mercurio
Por: Manuel Rojas


Los directores de películas han encontrado en el reloj un medio para que sus héroes tengan superpoderes.

Todos recuerdan cómo en Viaje a las estrellas el Sulu se comunicaba con Spock a través de su reloj y así en muchas otros filmes.

Muy pronto los santiaguinos podrán tener un reloj casi tan impresionante. Verán la hora y podrán pagar el metro, el bus y sacarle el jugo a la tecnología inteligente.

Orión Aramayo, arquitecto de la Universidad de Chile, diseñó un reloj inteligente trabajando en la Universidad Técnica de Berlín.

Tiene el mismo chip y la misma antena que una Tarjeta Multivía del Metro. Primero servirá como medio de pago en el metro y luego para otras aplicaciones.

Aramayo conversa con la empresa estatal. Tenemos relojes con esta tecnología en nuestro poder. Están probados y sirven. Firmando el contrato con la Universidad de Chile se podría comenzar a utilizar como un nuevo soporte de pago, dijo Felipe Bravo, jefe de proyectos del Metro.

La idea le nació a Aramayo mientras era académico de la Universidad Técnica de Berlín. La primera reacción fue de risa, me dijeron que no tendría futuro, dice Aramayo.

Pero no descansó. Se contactó con Junghans, quienes fabricaron el reloj; Philips confeccionó un chip y Smartrack, empresa alemana, realizó una antena especial, con el diámetro requerido para el reloj.

Se enciende la idea

Para que la tecnología funcione, la parte externa del reloj debe ser plástica. Si la cubierta es de metal, es posible que haya interferencia.

El chip debe estar puesto en una antena que sea flexible, de un material semi-conductor y que pueda colocarse en un papel celofán.

El reloj que tiene en su poder el Metro vale US$ 35 ($24.800). Pero Aramayo dice que pueden bajar. En China hay relojes en US$1,5 que con el chip podrían costar unos US$ 5 ($3.500).

Para cargarlo, basta con poner el reloj sobre los lectores de las boleterías; por su parte, Metro ya cuenta con la tecnología para hacer recargas con o sin contacto.

Está la posibilidad de incorporar el chip en un celular y realizar así las mismas operaciones que efectúa la tarjeta del Metro.

La U. Técnica de Berlín tiene participación en cualquier ganancia que se genere por estas operaciones.

Parte de esas utilidades deberían ser traspasadas a la Universidad de Chile.

Los académicos están interesados en introducir esta tecnología en Santiago, porque es la única ciudad en el mundo que tiene la posibilidad de funcionar en forma inteligente, debido a que el Metro y algunos bancos tomaron una buena iniciativa al comenzar a utilizar la tecnología Mifare, un sistema abierto al que se le puede incorporar cualquier tipo de aplicaciones.

Antes de dar el sí a esta iniciativa, el Metro quiere hacer funcionar con Multivía al Metrobús.


Casi un PC

El chip que se ocupa para estas tarjetas puede ser con o sin contacto. También existen de doble interfaz, que cuenta con ambas opciones.

La tarjeta con contacto es un verdadero computador; tiene una RAM, procesador y memoria física de 64
kilobytes.

El chip sin contacto es una memoria segura de 2 kilobytes y tiene 16 espacios, o sea se pueden colocar 16 distintas aplicaciones; la clave ya utiliza un espacio.

La tarjeta Multivía del Metro, que es de doble interfaz, ha ocupado sólo ocho de esos 16 espacios, por lo que se le podrían incorporar nuevas aplicaciones.

Podría servir en casas comerciales o como tarjeta de prepago para las empresas de telefonía.

En cada sector se puede escribir hasta 64 caracteres, o sea cabe el nombre completo, RUT y algo más.

Para comunicarse con el exterior hay que insertar la SmartCard o tarjeta inteligente en un lector, el que intercambia comandos y datos con el host. La información se almacena en forma de directorios y archivos.

Álvaro Flores, gerente de Etisa, organismo que une a cuatro bancos y Telefónica CTC y que el mes pasado presentó un seminario sobre las tarjetas inteligentes, cree que lo más probable es que en el año 2010 un gran número de chilenos use este tipo de dispositivos en su vida diaria, con otras aplicaciones distintas a la del transporte.

Incluso, la actual tarjeta Multivía del Metro podría ser utilizada en trámites bancarios.

Más información en etisa.cl

Sala de Diálogo

>>

Portada¿A qué futuro queremos contribuir?Declaración de PrincipiosQuiénes somos
CEO: Clima de Emprendimiento Organizado

info@ceo.cl Santiago. Chile.

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine